Chutney de Tomate, la Receta Hindú que está triunfando en el Mundo Vegano

  • Comparte esto:

El chutney de tomate lo probé la primera vez en un restaurante Hindú del barrio de Lavapiés en Madrid justo antes de que empezara la pandemia del COVID 19 y en el momento que nos confinaron me puse a prepararlo.  Sorprendentemente conseguí la misma textura que la del restaurante pero con un toque mas a mi gusto.

Deciros que esta comida que vamos a preparar a continuación se puede servir únicamente con tortitas de maíz o de trigo como un entrante, combinarlo con un poco de arroz o verdura y ser un  primer plato de una dieta vegana o ponerlo como acompañante en una dieta mediterránea, como por ejemplo con estas brochetas de camarón o un plato de carne a la parrilla. 

Sin alargarme más deciros que hay variantes de esta receta dónde se añaden ingredientes como el cardamomo o el aceite de cacahuetes o de mostaza pero que la receta más común (esta misma) no los lleva. Dicho esto vamos a ver ya cómo se prepara. 

Chutney de Tomate

    • Grasas 2.4g
    • Calorias 38 Kcal
  • Personas 4
  • Cocina Hindú
  • Categoría Recetas Veganas
  • Preparación Minutos
  • Cocción Minutos
  • Tiempo Total Minutos

  • Tomates medianos 6 unidades (maduros)
  • Guindillas 2 unidades
  • Cilantro 2 ramas
  • Jengibre fresco rallado 1 cucharada
  • Aceite de girasol 3 cucharadas (yo le echo de oliva)
  • Azucar 2 cucharadas
  • Sal 1 cucharada
  • Curcuma 1 cucharadita
  • Pimentón 1 cucharadita (dulce o picante)
  • Laurel 2 hojas.
  • Semillas de comino 1 cucharadita
  • Semillas de mostaza 1 cucharadita

  1. Lava bien toda la verdura y déjala escurrir un momento. Corta los tomates en trozos medianos, como por ejemplo en octavos y las guindillas en 4 partes iguales de manera longitudinal. Una vez los tengas, reservarlos en un bol
  2. Calienta el aceite en una cacerola, si tienes una de hierro fundido, mejor... y una vez caliente echa las semillas de mostaza junto con las hojas de laurel, la curcuma y las semillas de comino, remueve bien y déjalo a fuego lento aproximadamente 2 minutos. 
  3. Pasado el tiempo añade el tomate, las guindillas, las 2 cucharadas de azúcar y un poco de sal (según gustos) Tapa la cacerola y déjalo a que se haga lentamente durante 15 minutos, recuerda remover de vez en cuando. 
  4. Transcurridos los 15 minutos incorpora el cilantro picado, déjalo unos 2 minutos más para que vaya cogiendo un poco de sabor y pruébalo. Si ves que te resulta ácido o lo notas sin sal ve corrigiendo añadiendo más azúcar o sal según el caso. 
  5. Si los tomates que usaste no eran lo suficientemente maduros y ves que hay trozos demasiado grandes y enteros, usar un tenedor para aplastarlos un poco y deja unos minutos más, si ves que la textura está bien ya puedes apagar el fuego y emplatar.
Valoración:5.0 Contador: 1

Comentar esta entrada