Pollo al ajillo, la Receta que todo mediterráneo debería probar o al menos conocer.

cacerola con pollo al ajillo sobre la mesa
  • Comparte esto:

El pollo al ajillo es un plato muy típico no solo en la gastronomía española si no que es común encontrarlo en casi toda la gastronomía Mediterránea. Desde el Egeo hasta la Península Ibérica, este plato se prepara de mil maneras y cada una de ella tiene un toque personal de cada país. 

Entre las mil maneras de preparar el pollo se encuentra también la versión española que se prepara con aceite de oliva virgen extra, unos buenos ajos, algo de romero y una hoja de laurel.

Digamos, que esta es la receta básica que te sueles encontrar en la mayoría de los sitios pero cada comunidad autónoma le da su toque personal al igual que cada persona. Yo por ejemplo siempre le echo vino blanco y si no tengo vino le echo un poco de cerveza. 

Antes de pasar a ver la receta comentarte que para acompañar este plato, nada mejor que una copa de vino blanco y unas patatas fritas. Aquí te voy a dejar la receta de las patatas al estilo artesano pero ten en cuenta que ya tienes el pollo al ajillo y que a las patatas igual no tienes que echarle mas ajo. (Yo se le echo porque me encanta pero hay personas que igual les parece demasiado)

Pollo al Ajillo

    • Grasas 12g
    • Calorias 195 Kcal
  • Personas 4
  • Cocina Española
  • Categoría Pollo
  • Preparación Minutos
  • Cocción Minutos
  • Tiempo Total Minutos

Ingredientes

  • Pollo 1 unidad
  • Ajo seco 8 dientes
  • Ajo tierno 1 unidad (para decorar)
  • Aceite de oliva virgen 50 ml
  • Laurel 2 hojas
  • Romero media cucharadita
  • Vino blanco medio vaso
  • Sal y Pimienta.

Instrucciones para cocinar el pollo al ajillo

  1. Partimos el pollo en trozos, los echamos en un cuenco grande y los mezclamos con sal y pimienta negra molida según gusto. Calentamos el aceite de oliva en una sartén amplia que no pega, echamos el pollo y bajamos el fuego, tapamos la sartén y freímos hasta que la carne del pollo ya no se ve cruda. 
  2. Cuando la carne ya está sellada (no se ve cruda) cortamos 8 dientes de ajo en láminas de medianas a gruesas, las echamos en la sartén, removemos bien, bajamos el fuego un poco másy freímos unos 10 o 15 minutos a fuego lento con la sartén tapada Recordar remover de vez en cuando para que no se os pegue. 
  3. Cuando veas que los ajos se empiezan a dorar, echa media cucharadita de romero, la hoja de laurel el vino blanco y deja a que se cocine a fuego lento otros 15 minutos con la tapa puesta. Controla de vez en cuando para que no se quede seco, si ves que el vino se ha evaporado ve echando agua poco a poco hasta que la carne esté hecha. 
  4. A la hora de servirlo, si cuentas con una sartén de hierro fundido que tienes bien cuidada, puedes presentar el pollo directamente en la sartén y dejar a que los comensales se vayan sirviendo. Solo tendrás que decorarla un poco con una hoja de romero y alguna rodaja de limón antes de ponerla sobre la mesa. 
Valoración:3.5 Contador: 11

Comentar esta entrada